«Para mantener la juventud, hay que mantener las piernas abiertas»

Yamuna Zake

Hoy he leido esta frase que me ha resultado muy sencilla y reveladora.

Para algunos tendrá una connotación sexual pero para las enseñanzas yóguicas tiene un fondo sabio. La edad no está en las arrugas de la cara sino en cómo tratamos lo más sagrados que tenemos comenzando por nuestro hueso sacro. No nos comprometemos con el gran significado que tiene la base de nuestra Esencia “sagrado”porque está muy vinculado con nuestra divinidad y es importante respetarlo.

Esta frase me ha llevado a darnos cuenta del sencillo trabajo que debemos de hacer que es volver a nuestra Esencia y vivir más enfocado a conectarnos con nuestra Madre Tierra tal como nos ha enseñado nuestra etapa de la infancia en la que queríamos estar siempre jugando en el suelo y a la vez estábamos elevando nuestro Sistema Inmunológico.

Y es que no nos cabe duda que la edad está en nuestra Columna Vertebral.

Cuando los alumnos vienen a mis Clases de Yoga aéreo y se sientan en la tela abriendo las piernas se puede ver una gran diversidad de curvaturas de la espalda marcándola nuestra Bendita tela aérea : 

  • Espalda Efecto Gato estirado por la poca flexibilidad de los isquiotibiales y la pelvis más cerrada.
  • Espalda erquida desde la zona baja de la espalda pero con una cierta incomodidad en las corvas de las rodillas.

El resultado de una pelvis cerrada es una espalda curvada. La pelvis y la columna vertebral están profundamente conectada.

Nuestra pelvis tiene una conexión directa con nuestras caderas, nuestros hombros y nuestra respiración. Por ejemplo, tengo embarazadas que gozan sentarse en la tela del Columpio porque les alivia el peso de su cuerpo , no sienten dolor en su hueso sacro y respiran mucho mejor en su Meditación. Se sienten ya embarazadas felices.

Cuando liberamos tensiones de la zona baja de la columna, liberamos las tensiones del cuello y del hombro ya que La columna vertebral crece hacia arriba desde el sacro, la parte posterior que une las dos partes de la pelvis. En Kundalini Yoga está muy enfocado para visualizar que nuestra Energía sube desde el Muladhara Chakra hacia la coronilla o incluso colocamos un Cojín de Meditación para que nuestra pelvis esté estable y elevada con la intención de tomar presencia que la Columna comienza desde tu parte más SAGRADA.

¿Qué ocurre? Pues que nos olvidamos de lo que realmente Somos y pertenecemos por nuestros malos hábitos en cómo nos sentamos y al final en cómo nos tratamos.

La mayor parte de las posturas de Yoga se centran en abrir y alinear la pelvis y recordar en cómo debes tratarte en tu vida Cotidiana.7

Dicen que el psoas es el músculo del alma: 

  • El psoas iliaco conecta el fémur con las lumbares y pasa por los dos lados de la pelvis y directamente por el centro también. Cuando percibimos una amenaza y nace la reacción de huir o luchar, ésta es una de las primeras combinaciones de músculos que se activan. 
  • Cuando el psoas ilíaco está relajado, la pelvis dirá “ Hola amigo!, qué alegría verte, venga descansa que me toca a mí trabajar” así que la pelvis comienza a hacer su trabajo y hará que la columna crezca hacia arriba.
  • La Caja Torácica se levantará lo cual te crea espacio para una buena respiración larga y profunda y una buena digestión.

Se nos ha dado un cuerpo para conocernos y el cuerpo, como un buen amigo o amante, quiere ser reconocido y tratado con cariño y cuidado.

Nuestra pelvis está compuesta por dos partes que se unen en los puntos del sacro y el pubis. Esta semana pasada , en la Clase de Kundalini Yoga con la Kriya para el hígado, tuvimos que colocar las manos en Cierre de Venus en el pubis y vi a personas que la colocaba en el ombligo y otras no creaban presión en la zona con fuerza. 

Tomamos mucha más atención a la parte superficial de mantener nuestro abdomen plano para que se nos note las “abdominales” o el pecho fuerte grandes o el culo duro..pero no le damos un enfoque de crear un equilibirio interior a lo que nos puede decir tener una pelvis activa y sana comenzando desde el hueso sacro.

Cuando nos enfocamos en nuestra vida a lo superficial nuestras manifestaciones son rígidas , limitadas en relación a ciertas personas y podemos actuar desde la frustración sobretodo en las relaciones afectivas. Todo esto tiene su origen en el deseo superficial y sexual y no desde la edificación de una base sólida de lo sagrado de mi Esencia.

En Kundalini Yoga conectamos el hueso sacro con la energía del Segundo centro energético o Segundo Chakra (Swadisthana) que se situá al nivel de primera vértebra lumbar a través de posturas como flexiones lumbares, giros sufís o torsiones dinámicas. 

Un desequilibrio emocional de este Chakra conlleva estreñimiento, diarrea, dificultad en eliminación y digestión, infertilidad, nuestras relaciones sexuales sagradas desaparecen por principios morales o religiosos o por tener el sentido de culpa  y nace generalmente las desviaciones (escoliosis) o dolores de espalda.

El ver nuestra espalda herida, dolorida o rígida es incómodo y debemos comprometernos a formar parte de fluir con el respeto a nuestro cuerpo y a mantenernos abiertos en una “V” de Victoria en esta vida tan maravillosa que nos ha dado nuestros mejores Maestros, nuestros Padres.

Ábrete a la vida y fluye desde lo más sagrado de TI.

Bendiciones

Nirvair Kaur